Deap Vally

VÍDEO:



COMPARTIR:


Deap Vally

Lindsey Troy y Julie Edwards son Deap Vally, lo más bestia que le ha sucedido al rock, en lo que a dúos se refiere, desde que aparecieran los White Stripes o The Kills. También son dos, en este caso chicas, Lindsey a la guitarra, Julie a la batería, como los Stripes, y gastan la misma crudeza y contundencia rock. Porque aquí estamos hablando del rock llevado a su esencia, a sus elementos más básicos, que no evidentes. Su actitud feminista y punk, junto a su cuidado look, les ha valido comparaciones con las Runaways de finales de los setenta, o con Joan Jett. Pero estas nuevas ‘riot girls’ no sólo tienen acitud e imagen, sino buenas canciones, y unas cuantas. Su álbum de debut Sistrionix, con singles redondos como End Of The World, Lies o Baby I Call Hell, fue una de las más gratas sorpresas del pasado 2013. Tres años más tarde, en 2016, volvieron con su segundo álbum Femejism, donde el duo se interna en ambientes de blues y rock clásico.

Lindsey y Julie se conocieron en un entorno más bien poco rock, cuando última aprendía crochet en las clases que Lindsey daba… En esas clases, hablando de sus artistas favoritos y del estilo de vida rock, se fraguó una amistad y una de los dúos más interesantes de los últimos tiempos. Sus influencias, blues, soul, góspel, rythm and blues y, claro, rocanrol, han dado con un cóctel explosivo que en directo atrapa. Tanto es así, que tras su primer concierto en el invierno de 2011, Marilyn Manson, que andaba entre el público, se les acercó al final del bolo y les dijo “¿Puedo ser vuestro groupie?”. Con todos ustedes…, Deap Vally.

COMPARTIR: